Actos médicos

Cateterismos

Cateterismo Cardíaco

El cateterismo cardíaco es un procedimiento invasivo que permite valorar la anatomía del corazón y de las arterias coronarias. Por su parte la coronariografía es la técnica complementaria que se realiza durante el mismo procedimiento, destinada a la búsqueda de obstrucciones o enfermedad en las arterias coronarias.

Ambos procedimientos consisten en la introducción de catéteres que son pequeños tubos, finos, largos y flexibles con los cuales se accede al corazón.

En nuestro centro el abordaje de acceso es en el 99% de los casos a través de una de las arterias radiales ubicadas a nivel de la muñeca, mediante punción de la misma con utilización de anestésicos locales. En caso de no ser posible este abordaje se podrá optar por utilizar una de las arterias femorales ubicadas a nivel de las ingles u otra arteria del brazo como ser la cubital y humeral.

A pesar de ser un procedimiento muy bien tolerado en la mayoría de los casos, nuestro centro es el único del País que cuenta con Médico Anestesista en sala durante el 100% de los procedimientos, buscando el mayor confort y la mayor seguridad del paciente durante el procedimiento.

El objetivo del estudio es definir y diagnosticar patologías cardíacas para poder establecer el mejor tratamiento, que podrá ser Medico, Angioplastia o Cirugía Cardíaca.

Angioplastias

Angioplastia coronaria

La Enfermedad Coronaria se caracteriza por obstrucciones de las arterias que irrigan el corazón, estas obstrucciones son producidas por placas de ateroma (depósitos lipídicos y de colesterol). Uno de los tratamientos actualmente establecidos para esta patología es la angioplastia coronaria.

En la mayoría de los casos este tratamiento se realiza a continuación del estudio diagnostico (cateterismo cardíaco), utilizando el mismo abordaje habitualmente radial, permitiendo una deambulación y alta precoz, con menor incidencia de complicaciones.

Una vez posicionado el catéter se inyecta contraste en el interior de las arterias coronarias permitiendo obtener imágenes a través de rayos X, que nos van a permitir localizar y categorizar las obstrucciones. En nuestro centro disponemos de equipo de última generación lo que nos permite obtener mejores imágenes con menor irradiación tanto para el paciente como para el personal de salud que trabaja en la sala.

Un vez localizadas y caracterizadas las placas, se procede a la angioplastia que consiste en tratar las obstrucciones coronarias a través de un catéter mediante el cual se hace llegar un pequeño balón inflable a la sección de la arteria obstruida. Este balón, al ser inflado, comprime y fractura la placa de ateroma contra las paredes de la arteria disminuyendo el porcentaje de obstrucción y abriendo paso a la sangre que circula por ella.

Posteriormente en la amplia mayoría de los casos pero no siempre, se implanta un Stent. El stent es un pequeño tubo de malla metálica que se hace llegar, mediante el catéter, hasta la zona obstruida. Una vez ubicado se expande y queda adherido a las paredes de la arteria, reforzando el procedimiento de desobstrucción. Se utiliza, con muy buenos resultados, como complemento de la Angioplastia, logrando mejores y más perdurables resultados.

Durante el procedimiento, el paciente permanece despierto, de todas formas al igual que durante el estudio diagnostico contamos con la presencia de médico anestesista en sala para favorecer el confort y la seguridad del paciente durante todo el procedimiento. Un elemento de importancia es la administración de medicación anticoagulante a fin de evitar la formación de coágulos.

Marcapasos

Implante de marcapasos definitivo

Es una forma de tratamiento para pacientes con determinadas alteraciones del ritmo cardíaco que ponen en riesgo la vida del paciente o dificultan las actividades de la vida diaria.
El ritmo cardíaco normal se origina en un marcapasos natural y se trasmite al resto del corazón mediante sistemas de conducción. Diversas enfermedades pueden afectar tanto al marcapasos natural como al sistema de conducción alterando el ritmo natural del corazón y por consiguiente la contracción del mismo.

El marcapasos implantable es un dispositivo electrónico cuyo objetivo es mantener la frecuencia cardíaca acorde a las necesidades de la vida diaria, en pacientes con este tipo de enfermedades. Consta de un generador de impulsos eléctricos y uno o más cables que conectan el generador de impulsos con el corazón. Genera en forma automática impulsos eléctricos que transcurren a través de los cables hasta las paredes del corazón para producir su contracción.

Se implanta normalmente en el tórax debajo de una de ambas clavículas, debajo de la piel mediante una pequeña incisión, y el o los cables se introducen por una vena que pasa por esa zona, permitiendo su avance hasta las cavidades cardíacas habitualmente aurícula y ventrículo derechos. Finalmente una vez posicionados los cables se crea una pequeña cavidad o bolsillo en donde se alojará el marcapasos. Todo el procedimiento se realiza con anestesia local y se suelen administrar antibióticos para prevenir las infecciones.

El marcapasos se alimenta por una batería interna. La duración de esta batería variará dependiendo entre otras cosas del tipo de marcapasos y de las veces que tenga que estimular el corazón; la media se sitúa en torno a 7 años. Cuando se agota el generador hay que recambiarlo por otro similar mediante una nueva intervención, generalmente en el mismo lugar que la primera. Si el cable está en buen estado no hace falta sustituirlo, lo que facilita y acorta considerablemente el procedimiento.

Electrofisiologías

Implante de Cardiodesfibrilador Automático Percutánea

Es un tratamiento no  farmacológico  para pacientes portadores de alteraciones graves del ritmo cardíaco (arritmias ventriculares), de aparición súbita que  pueden provocar un paro cardíaco.

El objetivo fundamental del  cardiodesfibrilador  implantable es detectar inmediatamente esta alteración y suprimirla  rápidamente ya sea mediante estimulación programada óo  mediante  una descarga  eléctrica  a fin de que se restablezca el ritmo normal. Este episodio en otras circunstancias podría  haber  provocado la muerte súbita.

El procedimiento consiste en implantar debajo de la piel un generador interno de impulsos eléctricos (al igual que un marcapasos) y electrodos que se colocan en las cavidades cardíacas, a través de venas que llegan al corazón.

Este aparato comprueba permanentemente el funcionamiento del corazón permaneciendo inactivo hasta que percibe la arritmia,  momento en el cual  actúa  evitando las consecuencias  perjudiciales de la  arritmia.

El procedimiento se realiza con  una incisión pequeña en la piel del tórax ubicada por debajo de la clavícula izquierda y se crea una pequeña cavidad o “bolsillo”.  Se introduce él o los electrodos por una vena y se les hace avanzar hasta las cavidades cardíacas (más frecuentemente el ventrículo y aurícula derechos), mediante control con rayos x,  se fijan y se conectan finalmente al generador.

Por último se coloca el  cardiodesfibrilador (generador) en la cavidad o bolsillo formado. Una  vez comprobado el correcto funcionamiento del aparato, se cierra la cavidad con unos puntos de sutura.

Periódicamente se requiere realizar controles para verificar el funcionamiento adecuado del cardiodesfibrilador. El dispositivo tiene una  batería  y puede agotarse en un periodo promedio de 4 años,  lo cual obliga al implante de un nuevo dispositivo.

Este  procedimiento se realiza con anestesia  general y  habitualmente requiere internación  de 1  ó  2 días posterior  al implante

Este  procedimiento se realiza con anestesia  general y  habitualmente requiere internación  de 1  ó  2 días posterior  al implante.